Domingo 09 de Enero de 2022 | Matutina para Adultos | «Recuerda siempre quién eres»

Adultos enero 10, 2022
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

«Recuerda siempre quién eres»

«¿Qué concluiremos? ¿Vamos a persistir en el pecado, para que la gracia abunde?». Romanos 6:1, NVI

NUESTRO TEXTO DE HOY da a entender que en la iglesia cristiana de Roma algunos estaban tergiversando las palabras del apóstol Pablo cuando expresó que al abundar el pecado, sobreabundaba la gracia. ¿En qué consistía, básicamen­te, el argumento de esos críticos?

Su argumento consistía en que si la gracia de Dios era, en verdad, tan abundan­te a la hora de perdonar, ¿entonces qué había de malo en seguir pecando, para que su gracia los siguiera perdonando? Dicho en pocas palabras, «hagamos lo malo pa­ra que venga lo bueno» (Rom. 3: 8, NVI).

¿Cómo respondió el apóstol a esta lógica de «persistir en el pecado para que la gracia abunde»? Diciendo, enfáticamente: «¡Claro que no! Nosotros ya hemos muerto respecto al pecado; ¿cómo, pues, podremos seguir viviendo en pecado?» (Rom. 6: 2, DHH). Es decir, así como Cristo murió y resucitó de los muertos, para gloria del Padre, así también ustedes han muerto al pecado y nacido a una nueva vida.

¿Cuál es la implicación para nosotros, los que vivimos en el siglo XXI? John R. Stott responde muy bien esta pregunta cuando escribe que constantemente he­mos de recordamos a nosotros mismos quiénes somos y lo que significa haber entre­gado nuestra vida al Señor Jesús. «¿No sé acaso quién soy? —pregunta Stott—». A lo cual he de responder: «Sí sé quién soy: una nueva criatura en Cristo, y por la gracia de Dios viviré como lo que soy».*

¡Ahí está! ¿Cómo puedo seguir viviendo en pecado si ya no soy lo que antes era? ¿Cómo puedo seguir con un estilo de vida caracterizado por el vicio, la luju­ria y la mentira después de todo lo que ocurrió en la cruz del Calvario? ¡De ninguna manera!

El mismo Stott ilustra bien esta hermosa verdad al recordar un detalle relacio­nado con la muerte del Duque de Windsor el 28 de mayo de 1972. Cuenta Stott que ese día los medios de comunicación trasmitieron los pasajes más importan­tes de su vida. En uno de ellos, aparecía él cuando, todavía siendo niño, recordaba las palabras de su padre, George V: «Mi padre era muy estricto. Cuando yo hacía algo malo, él me amonestaba diciendo: “Mi querido hijo, siempre debes recordar quién eres”».**

No encuentro mejor manera de comenzar este nuevo día que imaginando a nuestro amante Padre celestial diciéndonos desde su trono: «Hijo mío, hija mía, recuerda hoy quién eres: un príncipe, una princesa, del reino celestial».

Oh, Padre celestial, ayúdame hoy a vivir como lo que soy: una nueva criatura en Cristo; un principe, una princesa, de tu reino eterno.

*John R Stott, The Message of Romans, Inter-Varsity Press, 1994, p. 187 ** Ibid., pp 187-188; la cursiva ha sido añadida.

Te invitamos a unirte a nuestro grupo de Telegram – https://bit.ly/AD-TE o a nuestro grupo de WhatsApp – https://bit.ly/AD-WA. Allí tendrás noticias, recursos descargables, podcasts y mucho más.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario