Diferencias generacionales: ¿brecha o interacción?

Adultos junio 29, 2022
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 3 minutos

La brecha generacional es evidente en la sociedad, en nuestras iglesias y nuestros hogares. Ahora bien, estas diferencias pueden ser un obstáculo para la relación o un enriquecimiento para ambas partes y el entorno. Todo depende del enfoque que le demos, y del tipo de relación que establezcamos.

Días atrás, leí un artículo de Will Martin en el medio digital Busines insider . Allí, se recalca que «La humanidad siempre avanza de innovación en innovación mejorando la calidad de vida global. En los últimos 150 años, hemos asistido a los avances tecnológicos más importantes de la historia. La luz eléctrica, los autos, el plástico, el teléfono y la televisión tienen menos de 150 años; mientras que innovaciones más recientes –como Internet– han promovido un desarrollo social cada vez más rápido».

Sin embargo, esta innovación exponencial nos ha conducido a lo que conocemos como la «brecha generacional».

La brecha generacional

¿De qué se trata esto? Podríamos definirla como la diferencia de opiniones entre generaciones en cuanto a su forma de ver al mundo debido a las disparidades socioculturales en el contexto donde crecieron. Esta brecha la vemos de manera visible en las diferencias entre generaciones respecto de la ropa, la comida, la música, las costumbres, la perspectiva, las creencias, el consumo de contenido y el uso de las tecnologías.

Entonces, emerge la pregunta: ¿Cómo podemos convivir en la iglesia con esta marcada brecha generacional que aumenta conforme pasan los años? Si no conseguimos responder este interrogante, siempre caeremos en el peligro de pensar que uno de los extremos de la brecha está correcto, mientras que el otro está equivocado.

¿Qué dice la Biblia al respecto? Fíjate cómo Pablo aconseja a su hijo espiritual, el joven Timoteo: «Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza» (1 Tim. 4:12). No obstante, unos versículos más adelante, se menciona: «Cuando corrijas a un anciano, no lo regañes; al contrario, tenle paciencia y aconséjalo como si fuera tu propio padre. Trata a las ancianas como a tu propia madre» (1 Tim. 5:1, 2, TLA).

¿Qué es lo que Dios nos plantea aquí? Nos llama a dejar los extremos y encontrar un equilibrio, un punto en común, donde hagamos del obstáculo de la brecha generacional una oportunidad de interacción generacional. Y esto es posible, porque tenemos una cosa en común: compartir el evangelio de Jesús y prepararnos para su pronto regreso. ¡Amén!

Respeto y enriquecimiento mutuo

Parafraseando estos versículos, lo que Dios nos dice es: «Jóvenes, no pueden dejar afuera a los ancianos, por más rápido que avance el mundo; ellos tienen más para dar de lo que imaginan; ellos quieren y necesitan subirse al tren y sentirse vigentes, integrados, útiles y tenidos en cuenta. Puede que en un principio se resistan o existan roces, pero debemos ser pacientes y considerar que ellos manejan otros tiempos. Factores como la visión, la coordinación, la memoria y la falta de flexibilidad para una rápida adaptación no deben ser justificativos para dejarlos fuera. Todos formamos la iglesia, todos podemos causar un impacto, y todos tenemos un lugar dentro de la obra de Dios».

Y al mismo tiempo: «Ancianos, ustedes fueron pioneros en la predicación del evangelio. Los peligros no tenían comparación, los medios eran diferentes, y allí estuvieron cuando los recursos eran escasos y hasta inexistentes. Es momento de que ustedes sean los mentores de esta nueva generación. Que su experiencia sea su máximo tesoro, que sus historias no queden en el olvido y que recuerden cuando ustedes eran esos jóvenes llenos de ímpetu y necesitados de dirección».

Sin importar si eres padre o hijo, nieto o abuelo, tenemos un mensaje que predicar y una venida que anunciar. Así que, jóvenes, ayudemos a los ancianos con paciencia en este proceso de adaptación; y ancianos, ayúdennos con su experiencia y dirección, para que juntos destruyamos brechas generacionales y construyamos puentes de interacción generacional. Puentes donde unos aprendamos de los otros y juntos seamos instrumentos para que Dios acabe su obra.

Autor: Brian Chalá , reconocido influencer en redes sociales. Trabaja como pastor en la Red Nuevo Tiempo de Comunicación, en Brasil.

PUBLICACIÓN ORIGINAL: ¿Brecha o interacción?

La entrada Diferencias generacionales: ¿brecha o interacción? se publicó primero en Revista Adventista de España .
Escrito por Brian Chalá

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario