Creencias fundamentales de los adventistas: El Ministerio de Cristo en el Santuario celestial – Parte 2

Tiempo de lectura: 5 minutos

Hola amigos. Hoy consideraremos con mayor profundidad la pregunta, “¿Qué está haciendo Jesús en el cielo ahora mismo?” a medida que profundizamos en nuestra Creencia Fundamental de los Adventistas del Séptimo Día, #24, «El Ministerio de Cristo en el Santuario Celestial», como se describe en el sitio web adventist.org.

En primer lugar, ¿hay realmente un santuario en el cielo? ¡La respuesta es sí! La Biblia nos dice en Hebreos 8:2 que Jesús es “Ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre.”

También había un santuario terrenal, que era «figura y sombra de las cosas celestiales» (Hebreos 8:5). Fue modelado según el santuario celestial, que se le mostró a Moisés, para que pudiéramos aprender sobre lo que sucede en el cielo. Como pueden ver, los diversos elementos del servicio del santuario terrenal apuntaban hacia el asombroso don y la obra de Jesucristo.

Para comprender la obra de Cristo en el santuario celestial, es útil observar el santuario terrenal y la obra que se llevó a cabo allí.

El santuario terrenal estaba colocado en medio del campamento de los israelitas, con un borde de tela que lo separaba del resto del campamento. Cuando uno entraba por la puerta abierta, llegaba al patio, donde se encontraba el Altar de la Ofrenda quemada. Aquí es donde se ofrecían los sacrificios de la mañana y de la tarde. Era el lugar donde la gente traía sus corderos para sacrificarlos por sus pecados. Todos estos sacrificios apuntaban hacia Jesús, el Cordero perfecto. Este simbolismo se refuerza en el Nuevo Testamento, cuando Juan el Bautista vio a Jesús y exclamó: “¡He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo!” (Juan 1:29).

En el patio del santuario terrenal, también encontrarías la Fuente. Este era un enorme cuenco de agua, usado para la limpieza y purificación de los sacerdotes.

A lo largo de la Biblia, el agua se usa como símbolo de vida y pureza. El ministerio de Jesús nos ofrece limpieza, sanidad y esperanza a través de las aguas del bautismo, tal como oró el salmista: «Lávame más y más de mi maldad, Y límpiame de mi pecado” (Salmos 51:2).

El santuario terrenal tenía dos lugares: Santo y Santísimo

El santuario terrenal mismo era una estructura especial parecida a una tienda de campaña, con dos compartimentos: el Lugar Santo y el Lugar Santísimo. Solo los sacerdotes podían entrar al santuario.

Dentro del Lugar Santo había tres muebles. La Mesa de los Panes de la Proposición tenía dos pilas de pan, con seis panes en cada pila. Este pan se hacía nuevo cada semana y simbolizaba a Jesús, que es “el Pan de Vida”. Hoy, Cristo nos da este «pan de vida» a través de Su Palabra, la Biblia. Él dijo: ”Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4).

El segundo mueble era el Candelero de Oro. Había siete luces en este candelero, que siempre estaban llenas de aceite para quemar. Nuevamente, esto simbolizó a Jesús, la «Luz del mundo» (Juan 8:12). Su ministerio nos trae gozo y esperanza, y Su luz puede brillar a través de nosotros para dar luz a otros.

El Altar del Incienso estaba cerca del velo que separaba el Lugar Santo del Lugar Santísimo. En este altar se quemaba incienso y se llenaba de fragancia el santuario, representando las oraciones del pueblo de Dios. “Suba mi oración delante de ti como el incienso.” oró David en el Salmo 141:2.

Del otro lado del velo estaba la parte más sagrada del tabernáculo: el Lugar Santísimo. Solo había un mueble en esa pequeña habitación: el Arca de la Alianza, también llamada Arca del Testimonio. Encima había dos ángeles dorados, mirando hacia abajo desde ambos lados del arca, con las alas extendidas sobre la caja sagrada.

¿Qué había dentro del arca?

Dentro del arca estaban las dos tablas de piedra que contenían los Diez Mandamientos. La ley nos muestra la voluntad de Dios y nos ayuda a darnos cuenta de cuánto lo necesitamos. En el Salmo 19:7, 8 leemos: “La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos.” El ministerio de Jesús en el Santuario celestial nos da sabiduría para ver por qué la humanidad necesita una ley fundamental que nos diga lo que está bien y lo que está mal.

También dentro del arca había una olla de maná, la comida que Dios hizo llover desde el cielo para alimentar a los israelitas en el desierto. Este es un recordatorio de cómo Dios promete cuidarnos, incluso cuando nuestras situaciones parecen imposibles.

Un elemento más dentro del arca fue la vara de Aarón que floreció milagrosamente cuando las tribus cuestionaron a quiénes había escogido Dios para servir como sacerdotes, y Dios dio una respuesta muy clara.

Dios prometió que el Arca del Pacto estaría donde estaría Su presencia. “Y de allí me declararé a ti”, le dijo Dios a Moisés, “y hablaré contigo de sobre el propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio” (Éxodo 25:22).

Sólo el Sumo Sacerdote podía entrar en el Lugar Santísimo donde estaba la presencia de Dios. Esto sucedía una vez al año, en el Día de la Expiación, un día muy importante y solemne para “hacer expiación por el Santuario Santo” (Levítico 16:33).

Esto también se conocía como «purificación del santuario», porque durante todo el año, los pecados del pueblo se transfirieron simbólicamente al santuario a través de la sangre de los animales, pero en este día, estos pecados fueron limpiados del santuario.

Limpieza con significado profético

Esta limpieza del santuario tiene un significado profético especial, como leemos en Daniel 8:13, 14: “Entonces oí a un santo que hablaba; y otro de los santos preguntó a aquel que hablaba: ¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio, y la prevaricación asoladora entregando el santuario y el ejército para ser pisoteados? Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado.”

Este pasaje profético está lleno de significado y, como veremos en nuestro próximo video, está directamente relacionado con el ministerio de Cristo hoy en el santuario celestial.

Para terminar, agradezcamos al Señor por darnos un cuadro maravilloso de Su obra de redención simbolizada en el santuario terrenal, y de la reconciliación que ahora se está llevando a cabo a través de Su obra en el santuario celestial. Como dice en Amós 3:7: “Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas.”

Oremos juntos ahora mismo. Padre en el Cielo. Gracias por las asombrosas y hermosas verdades y símbolos que provienen del estudio del Santuario Celestial y el santuario terrenal, siendo el santuario terrenal un modelo o copia de lo que está en el cielo. Y gracias porque podemos entender mejor cómo el Ministerio de Cristo es tan omnipresente y poderoso. Él es el maravilloso poder limpiador, el agua de vida que puede llegar a nosotros a través de Él. Él es el pan de vida. Él está obrando a través del Espíritu Santo para traernos el poder del Espíritu Santo. En la luz de las velas, la comprensión y en el hermoso aspecto del altar del incienso y las oraciones que ascienden, que Tú entiendas y escuches todo lo que compartimos y Señor, el arco maravilloso del Testamento que nos ayuda a comprender verdaderamente que eres el todo Dios poderoso con tus hermosos Diez Mandamientos, que son fundamentales en el amor de Dios. Señor, te agradecemos por todos estos hermosos entendimientos, nuestras bendiciones, a medida que entendemos más sobre el juicio investigador y sobre cuán pronto podemos estar contigo en el cielo. Porque vienes pronto. Gracias por escucharnos en el nombre de Jesús. Amén.

Ted Wilson é o presidente mundial da Igreja Adventista do Sétimo Dia.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA