Cómo Dios está usando a un capellán sin sentido del olfato

Relación con Dios marzo 13, 2022
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

El capellán Alfred Kambaki le da crédito a Dios por trabajar a través de él, con él y sobre él mientras brinda atención espiritual.

Una vez, durante sus rondas de pacientes, Kambaki entró en una habitación donde un paciente estaba aislado y solo. Kambaki pasó 45 minutos hablando con él y, al final, el paciente hizo un pequeño pedido: “¿Podría darme un abrazo?”

Kambaki felizmente obedeció y mientras se abrazaban, el paciente se aferró a él y jadeó.

“Cuando lo solté, estaba llorando y dijo: ‘Eres mi ángel'”, recordó Kambaki.

Desde ese momento, Kambaki se convirtió en su fuente de apoyo espiritual hasta el día en que falleció el paciente. Había estado muy solo, y solo más tarde Kambaki se enteró de que su falta de visitantes se debía al olor producido por su condición médica.

Kambaki extrae dos puntos clave de esa historia: uno, que Dios todavía está trabajando y dos, que Dios trabaja a pesar de las fallas de Kambaki. Kambaki se las arregló para estar en esa habitación durante casi una hora cuando todos los demás solo entrarían por la cantidad de tiempo absolutamente necesario. ¿Cómo? Perdió el sentido del olfato cuando tenía 3 años.

“No se trata de mí. Se trata de que Dios haga su obra en el momento adecuado”, dijo. “Mi debilidad, mi falla, es lo que Dios quería usar para que pudiera conectarme con este paciente de corazón a corazón”.

Kambaki es el director regional de Atención Espiritual y el capellán educador que presta servicios en el Centro Médico Adventista Hinsdale, Bolingbrook, La Grange y GlenOaks en el área metropolitana de Chicago, en Illinois, Estados Unidos. En su función, gestiona el bienestar de su departamento, asegurándose de que su equipo tenga el apoyo y las herramientas que necesitan para brindar atención espiritual. Él lo describe como ministrar a su equipo como ellos ministran a otros.

Hubo un tiempo en que las personas en la vida de Kambaki no consideraban la capellanía como un ministerio. Había sido pastor de una congregación y administrador de una iglesia antes de dedicarse a la atención pastoral clínica.

“La gente estaba convencida de que mi paso a la capellanía era un alejamiento del ministerio”, dijo. “Los capellanes eran considerados individuos que habían fracasado en el ministerio”.

Pero nada podría estar más lejos de la verdad. Para Kambaki, servir como capellán significa vivir la Palabra de Dios.

“Ayudo a las personas a entender que Dios las ama cuando demuestro amor y les comunico lo que significa ser amado cuando uno está enfermo”, dijo Kambaki. “Esa es la encarnación del Verbo”.

Kambaki se ha desempeñado en la atención pastoral clínica en varios hospitales y sistemas de salud desde 2003. Dijo que su mayor lección ha sido reconocer que el mundo no es estático, la vida es dinámica y, como tal, debe aprender de la gente. con quien interactúa todos los días.

¿Cómo hace eso?

“Es importante escuchar a las personas en cualquier etapa de la vida en la que se encuentren”, dijo, “para verlas, más allá de lo que está en la superficie, y entender de dónde vienen”.

Te recomendamos unirte a nuestro grupo de Telegram – https://bit.ly/AD-TE oa nuestro grupo de WhatsApp – https://bit.ly/AD-WA. Allí tendrás noticias, recursos descargables, podcasts y mucho más.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?