ABRAM Y LOT

Tiempo de lectura: 2 minutos

 

Abram acampó en la tierra de Canaán, en tanto que Lot habitó en las ciudades de la llanura, y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma. Mas los hombres de Sodoma eran malos y pecadores contra Jehová en gran manera. Génesis 13:12, 13.

La región más feraz de toda Palestina era el valle del Jordán… También había ciudades, ricas… Ofuscado por sus visiones de ganancias materiales, Lot pasó por alto los males morales y espirituales que encontraría allí… Lot “escogió para sí toda la llanura del Jordán”, “y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma”. ¡Cuán mal previo los terribles resultados de esa elección egoísta!

Lot eligió Sodoma para que fuera su hogar porque vio que conseguir ganancias, desde el punto de vista del mundo. Pero después que se hubo establecido y enriquecido en tesoros terrenales, se convenció de que se había equivocado al no tomar en consideración la base moral de la comunidad en la cual iba a construir su hogar (Conflicto y valor, p. 48).

Las Sagradas Escrituras nos presentan señalados ejemplos de personas que ejercieron la verdadera cortesía. Abrahán era un hombre de Dios. Cuando clavaba su tienda, inmediatamente erigía un altar para sacrificios e invitaba a Dios para que morara con él. Abrahán era cortés. No manchó su vida el egoísmo, defecto tan odioso en cualquier persona y tan ofensivo a la vista de Dios. Observad su conducta antes de separarse de Lot. Aunque este era sobrino suyo, y mucho más joven que él, y el derecho de elección le correspondía al tío, movido por la cortesía, Abrahán olvidó sus derechos, y le permitió elegir a Lot la parte del país que le pareciera más codiciable… Abrahán sabía lo que era la cortesía genuina y lo que debe el hombre a sus semejantes.

Debemos olvidarnos de nosotros mismos y… tratar siempre de encontrar oportunidad de animar a los demás y, aliviar sus penas y cargas mediante actos de afectuosa bondad y pequeñas muestras de amor. Estas atenciones y expresiones de solicitud que, comenzando en el seno del hogar se prolongan fuera del círculo de la familia, contribuyendo a formar la suma de la felicidad de la vida (Mi vida hoy, p. 198).

Si Cristo habita en nosotros, seremos tan cristianos en el hogar como lo somos fuera de él. El cristiano tendrá palabras bondadosas para sus familiares y relaciones. Será bondadoso, cortés, amante, comprensivo, y se preparará para morar con la familia de lo alto. Si es miembro de la familia real, representará el reino hacia el cual se encamina. Hablará con dulzura a sus hijos, porque se dará cuenta de que también ellos son herederos de Dios, miembros de la corte celestial. Entre los hijos de Dios no existe ningún espíritu de dureza (Hijos e hijas de Dios, p. 257).

#NotasdeEllenGWhite
#RadioJovenAdventista 
#MeditacionesDiarias

Notas de Ellen G. White para la Escuela Sabática 2022.
2nd Trimestre 2022 »EL GÉNESIS«
Lección 6: «“ LAS RAÍCES DE ABRAHAM»»
Colaboradores: América Lara & Ricardo Vela

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA